Pastas ‘al dente’: así son más sanas

Ingresado el 30 agosto, 2012 | Por mcabrera

Millones de personas sueñan con comer pastas, sin cargo de conciencia por la cantidad de calorías que éstas contienen. Sin embargo, diversos estudios internacionales han comprobado científicamente que la pasta posee propiedades que la convierten en un plato rico, sano, nutritivo y que, incluso, debe ser parte de una dieta balanceada.

En nuestro país, el Instituto Chileno de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile publicó recientemente un estudio en el que concluyó que las pastas estudiadas -espagueti y corbata- tienen una menor respuesta glicémica que el pan blanco, utilizado como alimento de referencia para efectos del estudio, por lo que se pueden clasificar como un alimento de bajo Índice Glicémico.

Pero ¿qué es el Índice Glicémico? Es el indicador que categoriza a los alimentos que contienen carbohidratos, según la velocidad con la que estos carbohidratos se convierten en azúcar en la sangre, es decir, la velocidad con que aumentan la glicemia. Los alimentos con bajo Índice Glicémico no producen alzas bruscas de azúcar en la sangre, la curva de glicemia es más estable y se retarda la sensación de hambre y necesidad de comer nuevamente.

La buena noticia es que en nuestro país la gran mayoría de las pastas industrializadas son elaboradas en base a trigo duro, lo que les da la particularidad de ser un alimento que aporta carbohidratos de bajo Índice Glicémico.

Ahora, es imprescindible tener a la vista que para potenciar esta propiedad de la pasta, es necesario cocinarlas “al dente”, es decir, que el centro quede levemente crudo.

Malos hábitos que enferman

Durante su última visita a Chile, el doctor David Ludwig, más conocido como “el guerrero contra la obesidad”, aseguró que la epidemia de obesidad mundial tiene un solo responsable: la mala calidad de la dieta, basada en altas concentraciones de sal, azúcar y grasa. Así, según el especialista, más allá de factores como la genética, el sedentarismo y el estado de salud, la forma en que se alimentan las personas es lo que las está enfermando.

De acuerdo a los estudios de Ludwig, sólo una alimentación basada en ciertos hidratos de carbono que mantienen el azúcar en la sangre más estable, permiten una baja de peso sostenida y previenen el riesgo de obesidad, diabetes mellitus 2 y enfermedades cardiovasculares.

Por otra parte, según las recomendaciones de expertos, una dieta óptima para un adulto debería contener 2.000 calorías diarias, de las cuales un 55% debe provenir de carbohidratos obtenidos de distintas fuentes, e idealmente de bajo Índice Glicémico.

Con todos estos antecedentes queda en evidencia que la pasta es un alimento saludable que se puede incluir en la dieta diaria sin ningún temor.

Una muy buena noticia.

 

Fuente: Taconeras / INTA

 

Comparte:

Noticias Relacionadas:



EVS en Twitter

    » Síguenos en twitter