Proyecto Illinois Early Learning entrega algunos consejos útiles para que su salida sea todo un éxito: la clave es planear todo con anticipación.

"/>


Un paseo como gran experiencia familiar

Ingresado el 18 marzo, 2011 | Por Elige Vivir Sano

Ya sea a pie, en el mismo barrio donde viven, o a las afueras de la ciudad, un paseo por simple que sea puede ser una gran experiencia. El Proyecto Illinois Early Learning entrega algunos consejos útiles para que su salida sea todo un éxito: la clave es planear todo con anticipación.

¿A qué lugar iremos?

Siempre hay lugares donde pasear, puede ser un museo o un parque, pero incluso una vuelta por las cercanías de la casa o el mismo patio pueden ser de grandes descubrimientos para niños pequeños.

¿Qué haremos?

Llevar una lista de preguntar para contestar, o de cosas qué encontrar pueden ser buenos objetivos para cumplir en el paseo. Estos se pueden observar, dibujar, escribir, sacarles fotos, grabar videos, contar, medir o tomar apuntes al respecto.

¿Cómo se irán?

Puede ser a pie o en bicicleta para hacer ejercicios (recuerde usar casco o tomar las medidas de precaución pertinentes). También se puede ir en locomoción colectiva, metro, etc., e ir observando lo que hay en el camino.

¿Cómo organizaremos los tiempos?

Si va con niños pequeños debe tomar en cuenta que debe tener un momento especial para comer o dormir siesta. Si hay mal tiempo y no se puede realizar el paseo, comprométase para una fecha en que se pueda realizar. Tome en cuenta que hay fechas en las que los lugares públicos se llenan más, como por ejemplo el Día del Niño.

¿Qué llevaremos?

Mapas, cosas para tomar y comer, pañales (en caso de que sea un niño o niña que todavía los necesite), una muda de ropa, papel, lápices y dinero (ojalá sencillo para no tener problemas con el vuelto), entre otros. También la cámara de fotos y/o video, grabadora o bolsitas para traer muestras. Lo ideal es llevar mochila para tener libres las manos.

¿Cómo estaremos seguros?

Es muy importante hablar antes con su hijo para que sepan qué hacer en caso de que se pierda o suceda algún imprevisto.

Con todos estos consejos, sólo queda divertirse. No se sobrecarguen de cosas para hacer, después de todo se puede volver en otro momento a hacer lo que quedó pendiente. Hay que tomarse el tiempo necesario para disfrutar cada cosa.

Los tiempos de espera también pueden ser entretenidos con juegos, libros o revistas.

Y por último, cuando vuelvan, pregúntele a su hijo cómo lo pasó. Puede tomar nota de lo que le cuente y guardarlas junto a un álbum o caja que recuerde ese momento.

Fuente: Proyecto Illinois Early Learning

Comparte:

Noticias Relacionadas:



EVS en Twitter

    » Síguenos en twitter